El aporte de cuatro voluntarias sostiene a cinco comunidades en el interior chaqueño.

 

La Parroquia Jesús Buen Esperanza trabaja articuladamente con la obra salesiana de Fontana, Chaco. En el contexto del aislamiento social, continúa la asistencia para cinco comedores, con almuerzo y merienda. Gracias a las diferentes ayudas recibidas, la comunidad trabaja para aumentar la asistencia y las acciones solidarias destinadas a quienes más lo requieren.

 

 

Diariamente, Sandra, Roxana, Verónica y Susana preparan la comida para decenas de personas. 

 

Para que no haya agrupamiento de personas se sirve de a uno, se preparan viandas y bolsas de alimentos para que las familias lleven a sus hogares. Los comedores nunca dejaron de brindar su servicio.

 

“Vero sirve la leche sandra la fruta y el pan y yo la comida. Así vamos dando desde las diez y media de la mañana, que empiezan a venir y hasta el mediodía.”

(Sandra)

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.