Don Bosco Norte Argentina

Salesianos de Don Bosco (SDB)

Los Salesianos de Don Bosco (SDB) formamos una comunidad de bautizados que, siguiendo la voz del Espíritu, nos proponemos realizar el proyecto apostólico de nuestro Fundador, San Juan Bosco: ser signos y portadores del amor de Dios a los jóvenes, especialmente a los más pobres. Pertenecemos a la Iglesia Católica y somos reconocidos por ella como instituto religioso clerical, de derecho pontificio, dedicado a las obras de apostolado. (Cfr. Const. 2 y 4).

San Juan Bosco fundó nuestra Congregación el 18 de diciembre de 1859, en Turín. Nuestro nombre oficial es “Sociedad de San Francisco de Sales”, en referencia al santo que nuestro fundador eligió como modelo por su amabilidad y fuerza evangelizadora. Comúnmente se nos conoce por “Salesianos de Don Bosco” o simplemente “Salesianos”.

Para llevar adelante este proyecto, asumimos una forma específica de vida religiosa: nuestra Sociedad se compone de salesianos clérigos (sacerdotes) y salesianos laicos (llamados también coadjutores) que vivimos la misma vocación en complementariedad fraterna. (Cfr. Const. 4)

La creatividad apostólica de nuestro Fundador, lo llevó a extender el compromiso y el trabajo por los jóvenes a otros grupos e instituciones identificadas con su carisma apostólico. Así, San Juan Bosco fundó también el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora y la Asociación de los Salesianos Cooperadores. Más tarde se sumarán los Exalumnos de Don Bosco y otros 28 grupos más que a lo largo de nuestra historia se unirán a lo que hoy llamamos la Familia Salesiana. (Cfr. Const. 5)

Los jóvenes representan el primer y más privilegiado horizonte de nuestro trabajo apostólico. Las actividades que los Salesianos llevamos adelante en el mundo nos comprometen en
1. La educación y evangelización de los jóvenes, especialmente los más pobres,
2. El cuidado especial de las vocaciones apostólicas,
3. La educación en la fe de los ambientes populares sobre todo con la comunicación social,
4. En el anuncio del Evangelio a los pueblos que no lo conocen, a través del trabajo en las misiones. (Cfr. Const. 6)

Rector Mayor

El Rector Mayor es el padre y centro de unidad de la familia salesiana. Es elegido por el Capítulo General para un periodo de seis años.

Actualmente, nuestro Rector Mayor es el P. Ángel Fernández Artime SDB.

Nació en Gozón-Luanco, Asturias, en 1960. Con 18 años emitió la primera profesión salesiana, para realizar seis años después la profesión perpetua y ser ordenado sacerdote con 26 años en León. Fue profesor de religión en el Colegio Salesiano Santo Ángel de Avilés y director del Colegio Salesiano de Orense. Se licenció en Teología pastoral, Filosofía y Pedagogía.

Padre Inspector

El Padre Inspector  ejerce su servicio en unión con el Rector Mayor, con caridad y sentido pastoral, al objeto de formar una comunidad inspectorial fraterna.

Con la ayuda de su Consejo, anima la vida religiosa y la actividad apostólica de la comunidad inspectorial; cuida la formación de los socios, especialmente de los novicios y hermanos jóvenes; dirige y controla la administración de los bienes de la inspectoría y de cada una de las casas. 

Nuestro actual inspector, el P. Horacio Barbieri SDB, nació en Coronel Moldes, Departamento de Río Cuarto (Córdoba- Argentina), el 17 de julio de 1965.

Conoció a Don Bosco en la Escuela Agrotécnica Salesiana “Ambrosio Olmos” (Río Cuarto), en marzo de 1978. En 1983 ingresó al Aspirantado Domingo Savio de Córdoba; dos años más tarde realizó su primera profesión como salesiano y el 18 de diciembre de 1993 celebró su ordenación sacerdotal.

Fue delegado de Pastoral Juvenil, Vicario, Consejero Inspectorial y se desempeñó además como director del Centro Regional del Salesiano Coadjutor (CRESCO), en Guatemala.

 

“El Consejo Inspectorial ayuda al Inspector en todo lo referente a la animación y el gobierno de la Inspectoría.
Lo convoca y preside el Inspector. Está formado por el Vicario, el Ecónomo y, en el caso de nuestra inspectoría, por cinco hermanos más.” (Cfr. Const. 164)