Representantes del trabajo social de cada inspectoría y jóvenes de diferentes casas alrededor del mundo compartieron formación y experiencias en Turín.

El Congreso de Obras y Servicios sociales salesianos se realizó entre el 28 de septiembre y el 2 de octubre en el patio que dio origen a tantos oratorios y presencias distribuidas por el mundo. Valdocco recibió a colaboradores de diferentes casas (5 de nuestra inspectoría) y a 20 jóvenes, invitados por el Rector Mayor, que testimonian y continúan la acción efectiva de la Obra de Don Bosco en cada territorio. Daniel Sosa, del Oratorio Don Bosco de Santiago del Estero, fue el elegido para representar a Argentina Norte.

A lo largo de cada jornada, hubo charlas generales, se dictaron minicursos y se habilitaron espacios de oración, esparcimiento, compartires de buenas prácticas locales y recorridos históricos.

El trabajo social salesiano y su impacto en el mundo

Las charlas generales propusieron una visión ampliada de «lo social» dentro del carisma salesiano. La primera de ellas, dictada por el cardenal Mariaga, salesiano de Don Bosco, trató sobre la mirada social de la Iglesia. El magisterio del Papa Francisco, sus repetidas expresiones vinculadas a ser «una Iglesia en salida» y su acción, nos da idea de la relevancia que ha adquirido esta visión en los últimos años.

La segunda disertación planteó un recorrido por el desarrollo historico en la congregación en la parte social, desde Don Bosco y el oratorio Valdocco, pasando por una etapa de escolarización y desembocando en lo que estamos viviendo ahora: la permanencia del sector escolar, pero con nuevos frentes sociales que se van abriendo para responder a necesidades concretas a nivel local.

La última intentó posicionar y explicar cuán necesaria se hace la medición del impacto de nuestras acciones en el sector social. Se trata de un pilar en el que, como familia, debemos trabajar y seguir creciendo. «Hacemos mucho bien, pero si no lo podemos medir y compartir con otros es como si no existiera», fue la reflexión final de este momento.

Acompañar personas en contextos de vulnerabilidad

El Hno. Jesús Olarte, quien forma parte de la comunidad salesiana en Santiago del Estero, también participó del encuentro. Optó por el minicurso de Acompañamiento espiritual a jóvenes en contextos de vulnerabilidad, que le pareció atrayente y positivo. «Lo dictó un salesiano español que se ha especializado en el tema y tiene una experiencia muy interesante de acompañamiento en una comunidad de jóvenes mayores de 18, que salen de instituciones estatales».

Destacó además «la importancia de acompañar según las intuiciones del carisma salesiano y del sistema preventivo, con la presencia, la escucha, la incondicionalidad, la confianza. Acompañar la vida integralmente y los diferentes momentos vitales. Y en ese acompañamiento, posibilitar la relectura de toda la vida desde una mirada de fe, la pregunta por la dimensión espiritual y en el caso de chicos que, como pasa en España, son de otras religiones, acompañarlos en la vivencia de su tradición religiosa».

Ecos de un compartir

Daniel es santiagueño y participó del Congreso en representación de las obras y servicios sociales de la Inspectoría Artémides Zatti. A su regreso, hizo un balance de todo lo vivido.

«Quiero agradecer la oportunidad que me brindaron, de poder participar de esta gran experiencia. Nosotros tuvimos previo al congreso, reuniones con grupos de jóvenes de distintas partes del mundo y el reencuentro que hemos logrado en Turín me ha gustado bastante.

He podido compartir la experiencia y realidad de mi país, de zona, junto a los otros compañeros y compañeras. Hemos planteado también los problemas de cada uno, de cada lugar de donde veníamos y la mayoria coincidimos en las necesidades y propuestas.

Me llevo un buen aprendizaje, que ha marcado un antes y un despues para seguir adelante y poder ayudar a los demás con la mirada y el carisma de don bosco. Quiero agradecer a todos los que han hecho posible el encuentro y a los salesianos, que son muy importantes».

Por su parte, la valoración del Hno. Jesús fue: «Estoy muy contento y agradecido con la experiencia. Enriqueció el conocer esta dimensión de la mundialidad de la congregación y del carisma salesiano; y cómo se ha encarnado en diferentes lugares, de distintas maneras, llevando propuestas tan salesianas y tan válidas para responder a necesidades concretas de las diferentes sociedades donde estamos.

Me permitió conocer gente de diversas culturas, con sus idiomas. miradas, etc. y reconocer tambien una sintonía con el camino que se propone para el futuro con respecto a las obras sociales».

Colaboraron: Sofía Monserrat – Jesús Olarte – Daniel Sosa – Luciana Caprini

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.