Hace unas semanas, desde el Movimiento CHePalO (Creciendo en Hechos, Palabra y Oración), se comunicaron con nuestra redacción y nos contaron sobre el proceso de re- significación que vienen transitando y la elaboración de su carta de identidad. Hablamos con algunos de su miembros y nos comentaron de que se tratan estos cambios.

«Para definir nuestra Identidad como Movimiento, decidimos recuperar las experiencias vividas por las mujeres fundadoras, cuyo origen se remonta al año 1993 en el Colegio San José de Rosario. Cuáles fueron los motivos para crearse como espacio juvenil femenino en una Casa, tradicionalmente de hombres y grupos mixtos, y cómo transitaron los primeros años. Asimismo, el modo en que procuraron desarrollar sus actividades hasta comenzar a extenderse por las Casas Salesianas de otras ciudades como en Santa Fe, Paraná, CuruzúCuatiá, Corrientes, Formosa y Concepción del Uruguay, y los caminos que en ellas fue tranzando el grupo.

Hoy, a casi 25 años de la fundación de CHePalO, entendemos que como grupo juvenil salesiano, nos encontramos en una transición constante: distintas ciudades, diferentes contextos, edades de animadoras y animandas que se comparten en algunos casos y otros no, etapas de mayor y menor consolidación del grupo con respecto a las Casas y la cantidad de participantes. En fin, una transición que si bien comprende realidades que pueden no parecerse en lo que se ve, persiguen un sentido y una propuesta singular en tanto a la pertenencia del grupo. Es decir, al ser chepalista!
Lo vivido y experimentado en el pasado, se reúnen en nuestro presente para proyectar las claves del Movimiento hacia el futuro: significarnos con la propuesta de vivir la Fe en Dios desde el carisma Salesiano de Don Bosco, a la luz de María como mujer; comprendernos como partícipes del Reino, proponiendo a niñas, adolescentes y jóvenes mujeres sentirse llamadas a construir su personalidad en clave oratoriana; y fructificar nuestra esencia desde los espacios que la sociedad del mañana nos exige, sabiéndonos evangelizadoras en Cristo, teniendo a Laura Vicuña y MadreMazzarello (entre otras) como modelos de santidad juvenil femenina», comentó Viru Colman (Asesora Laica Inspectorial)

«El proceso de Resignificación que está viviendo el movimiento CHePalO comenzó en el año 2016, la iniciativa surgió en una coordinadora inspectorial acompañadas por el Hno. Fernando Saade y el Hno. Tomás Giampaoli; también se suma a este “viaje” Marta Onoratto, aportando ideas, instrumentos y propuestas de trabajo para llevar adelante este proceso.
Comprendimos la necesidad de fortalecer nuestras bases, debíamos leer nuestra historia y ver por donde caminaba hoy nuestra gran comunidad. Realizar cada meta de este proceso lleva mucho esfuerzo y dedicación, lectura y reuniones, debatir y rezar; pero no solo estamos logrando lo que nos planteamos desde el principio, sino que fuimos consolidando la comunidad en el compartir, comprender el amor de Dios, nuestro “tinte” mariano al estilo de Don Bosco.
El fin de semana del 24 al 26 de marzo de este año nos reunimos para continuar el camino de re-significación y redactamos nuestra carta de identidad. Ahora caminamos hacia la redacción del estatuto y la propuesta formativa del movimiento. Esperamos que esto genere grandes frutos a futuro».

Testimonio de Melissa Dutra (asesora del CHePalO de Concepción del Uruguay) y Julieta González (Asesora Laica Inspectorial)

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.