“Saltimbanqui Circo Social” así se denomina al grupo de jóvenes “payasos” que reside en la ciudad de San Luis, y que lleva la magia del circo a distintos lugares. Hogares de ancianos, hospitales, asentamientos y barrios carenciados son algunos de los destinos que visita este equipo de aproximadamente treinta jóvenes que ensaya diariamente en el colegio Don Bosco.

En esta oportunidad, la magia de los Saltimbanqui llegó al comedor “Dejando una huella” del asentamiento ubicado en inmediaciones de la avenida IV Centenario, dentro de la ciudad. Este precario comedor, es impulsado por las madres del asentamiento, que mediante donaciones alimentan a cerca de veinte niños.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.