Queremos acercarnos por este medio para compartir fraternalmente el camino realizado en estos meses aquí en La Rioja. En primer lugar, muchas gracias por hacerse presente y mostrar interés por esta nueva presencia. Gracias así también a todas las comunidades que han ayudado aportando algunas cosas para ir mejorando la casa y facilitar tareas. Realmente los sentimos cercanos y parte de todo esto.

Lo más característico de nuestra comunidad en La Rioja es su identidad de presencia, es decir que nuestro estar en estas tierras está directamente relacionado al acompañar los procesos que ya están iniciados y aportar a la génesis de nuevos espacios, especialmente aquellos que impliquen directamente a los jóvenes.

Desde ahí nos sumamos a diferentes espacios y actividades. Estas son algunas de ellas:

  • Estamos acompañando seis Comunidades Eclesiales que son una parte de la Parroquia Santa Rita, a la que pertenecemos. Estas comunidades están presentes en los barrios que circundan el territorio donde vivimos, de hecho nosotros vivimos en el espacio de una de ellas.
  • Nos hemos insertado en el decanato en un proceso de convocatoria de la asamblea.
  • Hemos podido insertarnos de modo activo en la CONFAR (Conferencia Argentina de Religiosas y Religiosos)
  • Desde febrero estamos acompañando terapéutica, espiritual y sacramentalmente a los chicos de La Fazenda de la Esperanza acercándonos dos veces por semana a compartir con ellos.
  • Estamos acompañando el surgimiento de la Pastoral Universitaria que quiere acercarse a los jóvenes de la Universidad Nacional de La Rioja y los diferentes institutos terciarios.
  • Estamos formando parte del Equipo Diocesano de Comunidades Eclesiales de Base.
  • Se está acompañando el proceso que daría origen al Equipo Diocesano de Pastoral de Adicciones.
  • Se están creando lazos con la gente del SEDRONAR para que comiencen a trabajar en los barrios cercanos.
  • Se está gestando de a poco un oratorio festivo para los fines de semana.

    De estos meses vividos aquí, descubrimos desde el entusiasmo de los miembros de la Iglesia riojana, como se valora el carisma salesiano y se lo percibe como un don para todos. En general existe una inquietud por las realidades juveniles y hay ganas de trabajar por ellos y con ellos. Es una linda oportunidad para aportar y aprender con mucha humildad del trabajo con la gente de la iglesia diocesana.

    Seguimos caminando confiándonos a sus oraciones. Los esperamos cuando quieran darse una vuelta por estos pagos. ¡Un abrazo!

    P. Adrián González, P. Marcos Aguirre y Hno. Gabriel Osorio

 

0 comentarios