Don Bosco Norte Argentina

El Campamento de Reflexión Vocacional (Cam.Re.Voc) cumplió 50 años y Tomás, un jóven del movimiento nos invita a pensar en que distinta sería nuestra vida si no hubiésemos pasado por la Obra de Don Bosco. ¿ Y a vos, que experiencia sembro una semilla en tu camino?

Pienso en Miguel Rúa, Juan Cagliero, Domingo Savio y en otros tantos jóvenes que pasaron por el oratorio y tuvieron un giro drástico en su mirada de la vida y en cómo vivirla plenamente. Y ahora pienso en nosotros y me animo a preguntarnos, ¿no es acaso Cam.Re.Voc un lugar que también cambia vidas? Estoy seguro que la respuesta está en cada conversación profunda o testimonio que tenemos de algún camrevoquista, testimonios que se transmiten así a cada nueva generación de pibes que aparece y decide vivir con más profundidad la fe en Jesús y el carisma salesiano. 

Indudablemente, cuando uno llega a CRV, no sale siendo el mismo. Se sale con un cambio, como si una semilla se hiciera presente en nuestro corazón y fuese nuestra responsabilidad cuidarla y amarla para que, con el tiempo, se convierta en un árbol y pueda dar frutos en el Movimiento y en nuestra vida cotidiana.

Si hay algo que aprendí de CamReVoc es a vivir la vida con pasión e intentar entregar todo de sí, y que seamos todos varones siento que da su folklore de rusticidad y alimenta esta pasión a la que hago mención. Pasión que va desde el fútbol hasta hacer el jugo, desde los cantos de hinchada que tenemos hasta la oración, desde tomar una coca a la salida hasta organizar el próximo encuentro. ¡Pasión que nunca hay que dejar de transmitir!

Si hoy cumplimos 50 años no es de casualidad, sino que fue el mismo Dios que vio con aprecio aquel Cam.Re.Voc de 1972 y percibió que era un lugar para seguir haciéndose presente de manera viva y sencilla, y así obró en tantos salesianos y jóvenes animadores para que este Movimiento siga de pie y continue creciendo. Por eso, como camrevoquista te invito a que abracemos juntos estos 50 años y que no bajemos los brazos ante alguna adversidad o complicación, sino más bien que recordemos nuestra esencia como Cam.Re.Voc y nos aferremos a seguir cumpliendo otros 50 años más transmitiendo los valores del Evangelio y el amor de Dios a quienes lo necesitan” .

¡FELICES 50 AÑOS AL SUPERMOVIMIENTO!
Un fuerte abrazo a todos los camrevoquistas.

Por: Tomás Sahagún, camrevoquista de Corrientes.

Categorías: MJS

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.