Los salesianos en formación del Posnoviciado Miguel Rúa comparten una reflexión en torno a la virtualidad en estos tiempos. ¿Cómo podemos seguir encontrándonos hoy?

Ciertamente todos tenemos ganas de volver a encontrarnos. Contra toda expectativa, la pandemia y la cuarentena han durado más de lo que quisiéramos, y parece que aún queda rato.

Todo esto nos afecta de una manera increíble. Desde responder a nuestras responsabilidades de estudio o trabajo, hasta poder juntarnos con nuestros amigos y nuestras familias que estén más lejos.

Por supuesto que nuestra pastoral también sufre con esta “virtualidad”. Aunque parece que ya nos acostumbramos a “vernos” por la pantalla, estoy seguro que cada día cuesta más.

Es paradójico, porque mientras el mundo nos venía empujando cada vez más a una realidad digital, hoy más que nunca queremos dejar el compu y el celu y poder mirarnos a los ojos y volver a abrazarnos.

 

 

Creo que, si hay algo positivo en este intento de no desconectarnos, es que buscamos los mil modos de sentirnos más cerca. Somos creativos en nuestros encuentros, queremos rezar con la vida del otro/a, y nos preocupamos de hacer comunidad, poniendo siempre a Jesús y nuestro carisma salesiano como centro de nuestro compartir.

Ojalá nos motivemos a no perder las ganas de encontrarnos. Hagamos realidad un patio virtual. Que el corazón oratoriano vibre con mucha fuerza.

Tomemos el entusiasmo que nos enseñó don Bosco, de no quedarnos en la comodidad esperando que esto pase, sino que poniendo todas las pilas para hacer que pase más rápido, más llevadero y con más alegría.

Sigamos intentando conectar, conectarnos.

 

Por: Ignacio Eyquem SDB - Equipo de Comunicación Social

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO