Don Bosco Norte Argentina

El Batallón 57 Santo Cristo de Córdoba asume su “siempre listo” en un tiempo desafiante. Cuidar de los demás y de la casa común sigue siendo la opción en los patios virtuales.

 

Como todos los batallones y demás grupos del MJS, el “Santo Cristo” debió actualizarse y recomenzar de un modo diferente en los patios virtuales. Con gran creatividad han logrado planificar y llevar a cabo actividades para acompañar a los más pequeños. En el ámbito nacional, también el Consejo de los Exploradores está realizando “conversatorios digitales”, cuyo objetivo es continuar la formación cristiana y exploradoril de muchos jóvenes.

Entre las propuestas del Bata 57, se encuentra el #ExploChallenge, una serie de retos que buscan acercarse a los chicos y sus familias de manera divertida y que invitan a aprender, como así también ponen a prueba los conocimientos exploradoriles. Algunos de estos challenges son: el trípode (un tipo de construcción para armar con lapiceras y un cordón), el altar a María Auxiliadora, la brújula “casera” y las ecobotellas.

Este último desafío llegó de la mano de Dedé Miranda, animadora del 57 de Córdoba, quien nos explicó además por qué son importantes las ecobotellas:

“Considero que es una forma práctica y fácil de poder ayudar al medioambiente. Vivimos en una sociedad donde el plástico está en todos lados y de múltiples maneras, pero no tenemos todavía la conciencia o conocimiento suficiente de cuánto daño hace este tipo de material al planeta y a nosotros mismos. Todos podemos hacer desde casa ecobotellas.”

En el marco de la Semana del Medio Ambiente, sabemos que como buenos cristianos, debemos cuidar especialmente nuestra “casa común”. Los exploradores tienen, en ese sentido, una sensibilidad especial, expresa en su Ley de Honor y conviven permanentemente con la naturaleza.

 

“La mayoría de nuestras actividades son al aire libre. -explica Dedé- Por eso siempre los Exploradores estamos buscando diferentes maneras de poder cuidar y mejorar el medio ambiente que nos rodea, mediante proyectos como plantar árboles, limpiar plazas o costas de ríos y playas o juntar tapitas con fines específicos”.

Y concluye:

“Son formas de involucrarnos y también de enseñarles a los niños y jóvenes que asisten a los batallones las diferentes alternativas que tenemos para cuidar el medioambiente desde la comodidad de casa o asistiendo a un lugar. Y que ellos, de esta manera, puedan contagiar a familiares, amigos, compañeros del colegio a sumarse al cuidado del planeta.” 

Por: Luciana Caprini
Categorías: Casa Común

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *