Don Bosco Norte Argentina

Maira Castillo y Nicolás Pared son un matrimonio “de patio”. El proyecto educativo que diseñaron juntos lleva la marca de un carisma salesiano impregnado hasta los huesos.

Educativi, sueña y hazlo es un proyecto que apuesta al aprendizaje como espacio de alegría. Múltiples juegos y materiales didácticos creativos componen la iniciativa surgida de una maestra de educación especial y un diseñador gráfico. El proyecto fue postulado al Premio a la Labor Docente de la Asociación Educar para el Desarrollo Humano y quedó seleccionado entre los diez mejores de Latinoamérica.

El nombre original de la propuesta es Educativi ECC (Educar es Cosa del Corazón), inspirado en la conocida frase del Padre, Maestro y Amigo de los jóvenes, Don Bosco. Sin embargo, la iniciativa forma parte de un plan mayor: la vida misma de Maira y Nico.

 

“Antes, en Fontana reunían a animadores de distintos grupos para organizar y animar el campamento de confirmación o comunión… Si bien Nico no formaba parte de algún grupo específico del MJS local, era conocido por haber realizado su catequesis en una de las capillas…”. Así fue el primer encuentro de la pareja. Fueron muy buenos amigos durante un año y medio, hasta enero del 2012.

“Nos pusimos de novios durante nuestro primer voluntariado fuera de nuestra ciudad… Fue en la colonia de verano en Santiago del Estero.”

El noviazgo continuó por 6 años.

“El 12 de enero de 2018 nos casamos y salimos a cumplir sueños…”

 

El proyecto Educativi comenzó en el 2016, jugaban en casa de Nico con su hermanita y comenzaron a reparar en la composición de los tableros, las fichas, las cajas. 

 “Esto es fácil de hacer”.

En ese instante, que Maira describe como un momento de luz, se les ocurrió hacer un juego. El tiempo iba encargándose de alimentar la ilusión y sumar argumentos para concretar la idea:

“Que los chicos con los que yo trabajaba necesitaban “algo más”, que el juego es el medio de aprendizaje más eficaz, que veíamos la necesidad de implementar otros procesos de pensamientos y no siempre esos mecánicos o repetitivos…”

 

El sueño de viajar y conocer lugares era compartido por Maira y Nico. Pero unas vacaciones no alcanzaban. Pensaron que sería una buena manera de ampliar y expandir el proyecto. Visitarían las escuelas rurales del país para compartir jornadas recreativas y talleres con alumnos y docentes.

La realidad es que este era un sueño muy ambicioso, dada la dificultad de llegar a lugares tan remotos sin, al menos, un vehículo propio o la posibilidad de costear un viaje tan largo.

“Le dimos una vuelta de rosca al proyecto y cambiamos los destinos. Pensamos que podíamos hacer voluntariados cortos, que nos pudieran recibir y nosotros aportar desde lo que sabíamos y hacíamos.

Así fue que en Buenos Aires empezamos, tuvimos la enorme gracia y la bella providencia de ir encontrándonos durante ese año y tantito más con gente realmente maravillosa… ❤️ Seguimos por Santa Fe, Córdoba, San Luis, Mendoza, Santiago de Chile, La Rioja y  Cochabamba, Bolivia… Además de yapa, pudimos conocer otros paisajes hermosísimos de Argentina, Bolivia y Chile al pasar…”

 

Tras el último voluntariado, la vuelta a casa significó parar, asentarse, buscar trabajo y un lugar para vivir, reflexionar y repensar muchas cosas. La situación económica del país no fue favorable para la comercialización de los juegos, aunque aún continuaban llegando algunos pedidos. Los últimos trabajos fueron enviados a Córdoba.

 

“Este año, con todo el entusiasmo de empezar, también nos vimos forjados a no retomar por la situación actual. Pero la parte de producción, de sueño y proyección sigue. Ardiente y con el corazón predispuesto.”

 

“Soñamos poder digitalizarlos, que además de promover el contacto entre personas al jugar, estos juegos lleguen a más niños a través de una app, un programa o una plataforma. No sabemos bien cómo, pero una de las ideas es hacer cuentos en formato argentino.

A muchos educadores nos pasa que no encontramos recursos de nuestro país que se asemejen más a la realidad que viven nuestros alumnos.”

 

Por lo pronto, el Premio a la Labor Docente, este año orientado a tecnologías digitales, ha seleccionado a Educativi entre los proyectos latinoamericanos presentados.

La selección continúa hasta el 30 de abril. Para conocer más y votar el proyecto click acá.

“La vida nuestra se encuentra atravesada por tanto aire bosquiano…”

 

Finalmente, al hablar sobre vocación y salesianidad, el matrimonio asegura:

“La salesianidad nos atraviesa todo nuestro ser. Cada día. Si bien hay momentos en los que nos cuesta un poco más disponernos a la alegría, por ejemplo, intentamos ni bien nos damos cuenta que nos estamos aquietando…

Nos atraviesa personalmente, cuando nos proponemos auto formarnos en distintos aspectos que nos hacen: En el matrimonio, tratando de ser mejores esposos cada día, intentando vivir ese amor del que se habla en Corintios; en el trabajo, tratando de ponerle ánimo a las situaciones, regalando cosas buenas, detalles, como lo hacía Don Bosco cada vez que les hablaba al oído a sus chicos; con las familias, con los más desfavorecidos, etc.

 

 

Viviendo este estilo, sentimos que nos acercamos un montón a Jesús… Y muchas personas que conocemos, nos reflejan que ‘algo estamos haciendo bien’.

 

Este carisma nos invadió desde que lo conocimos y desde ahí, más allá de las situaciones o personas, no podemos simplemente alejarnos de esta forma de ser, de andar, de amar…

 

Aprendimos en estos años de patios, que hay que ‘entregar a los demás eso que somos’ sin mirar a quién… Y vamos a continuar con esa misión, claro que reparando en aquello que se debe… Y aumentando aquello que suma.. 😇”.

 

Por: Luciana Caprini
Categorías: En1eraPersona

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *