Formación de animadores

La formación permanente es una prioridad que hemos asumido como MJS Inspectorial. En este sentido es que se ha desarrollado un Itinerario Formativo *1. El mismo busca la realización de la unidad personal, de la propia identidad profunda, que va más allá de los roles sociales. Ayudar a la persona a construir la propia identidad significa animarlo no sólo a diferenciarse, a construir el propio yo, sino también a descubrir el sentido único e irrepetible de su vida, para ponerla al servicio de los demás.

Creemos que la formación es un aspecto fundamental en la vida de las personas. Formar es brindar las herramientas necesarias para favorecer el crecimiento, para proyectar y consolidar los caminos que nos proponemos.

Creemos que la formación es integral, es decir, abarca la totalidad de las dimensiones de la persona (ayudando al joven a comprometerse con la realidad socio-cultural con la particularidad que da el estilo salesiano). Esta formación está impregnada por la Espiritualidad Juvenil Salesiana, y por tanto, centrada en Cristo, practicando el optimismo y la alegría en lo cotidiano, mediante un servicio responsable, en la Iglesia y en la sociedad, a fin de que cada joven, siendo miembro de una comunidad, asuma esta espiritualidad como un estilo de vida, como inspiración para la elaboración de su proyecto personal.

Experiencias propias del Itinerario Formativo del MJS ARN

I Becchi: Experiencia formativa local, para animadores que están iniciando la animación. Consiste en brindar herramientas básicas referentes al ser y hacer del animador salesiano, centrados en el conocimiento de la persona de Don Bosco, así como de su propuesta formativa.

Soñador y Saltimbanqui: Experiencia formativa zonal, para jóvenes con experiencia en animación. Experiencias cíclicas alternadas anualmente. En las mismas se comparte, mediante la metodología experiencial, la experiencia de animación de los jóvenes y desde allí se construyen conocimientos referentes al ser y hacer del animador.

Vamos a Medias: Experiencia formativa Inspectorial, para jóvenes mayores de 18 años con experiencia en animación y coordinación. En esta instancia se profundiza en el discernimiento vocacional del joven animador, en torno a su ser joven, animador, salesiano, miembro de la Iglesia.

Padre, Maestro y Amigo: Experiencia formativa Inspectorial, para jóvenes mayores, asesores laicos y consagrados, o con inquietud por el acompañamiento de jóvenes. En la misma se brindan herramientas para el acompañamiento personal, comunitario y asesoría del MJS.

Trotamundos: Experiencia de formación permanente para animadores, a nivel local. La temática y periodicidad dependerá de cada MJS local según la necesidad.

*1 Cuaderno Zatti 7, espacios de animación, coordinación y participación del MJS. Argentina Norte. 2013