Los oratorios de Zona Centro se reunieron el domingo 14 de julio para planificar en conjunto la fiesta del Encuentro Zonal, a realizarse el próximo 4 de agosto.

 

Referentes de los distintos oratorios presentes en la Zona Centro de nuestra Inspectoría se encontraron en Alta Gracia el domingo 14 de julio. La cita fue a las 10 de la mañana en la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús. Allí arrancó la jornada con la misa dominical y un desayuno posterior.

La primera actividad fue pensada de la mano con el lema del EZO:

 

“Al encontrarnos, nos re-conocemos, transformamos y generamos frutos”

 

“La idea principal era contar cómo veníamos en esta primera mitad del año en cuanto al oratorio”, contó María Bertschi, animadora y coordinadora del espacio.

 

Así, cada oratorio apuntó tres cuestiones vinculadas al lema:

  • Nombre (reconocernos)
  • Un proceso que estén atravesando como oratorio (transformarnos)
  • Lo más lindo de esta primera etapa (generar frutos)

Más tarde, el almuerzo a la canasta y el tiempo libre se transformaron en patio fraterno, momento de encuentros, de juegos, de charla.

 

 

La segunda instancia consistió en empezar con el armado del Encuentro Zonal de Oratorios. Según comunicaron los jóvenes animadores: “será el 4 de agosto y consistirá en un día oratoriano, desde las 10 hasta las 18, aproximadamente. Las y los participantes serán animadoras/es que lleven a cabo los Oratorios de la zona centro de Córdoba y que estén iniciando su camino como tales.  Poniendo énfasis en jugar, encontrarnos, conocernos, charlar y cerrar con unas buenas tardes y misa!”

 

Para finalizar la jornada, se preparó un momento de oración en torno al evangelio del día (Parábola del buen samaritano). ¿Cuántas veces el oratorio fue nuestro samaritano, el que nos asistió, el que nos buscó cuando nos encontrábamos en el margen? ¿A qué márgenes estamos llamados a ir? ¿Cuántas veces, sin darnos cuenta, nosotros mismos ponemos a las otras personas al margen? Fueron las preguntas que orientaron la reflexión.

 

Colaboración de: Mari Bertschi

 

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO