El Rector Mayor junto a su Consejo aprobó recientemente el Manual para directores de casas salesianas.

En el marco del camino de reflexión que la Familia Salesiana viene realizando con motivo del próximo Capítulo General, se aprobó un manual para directores de obra. La pregunta, en este caso, fue ¿Cómo debe ser un salesiano que tiene a su cargo la animación y gobierno de una comunidad local? De fondo, caminamos hacia lo mismo:


¿Qué salesianos para los jóvenes de hoy?

¿Qué salesianos para las comunidades actuales?


Según la Agencia de Noticias Salesiana (ANS), el documento aprobado por el rector mayor Ángel Fernández Artime y su Consejo se titula “El Director salesiano, un ministerio de animación y gobierno de la comunidad local”, y constituye un paso importante en el cumplimiento de los objetivos del último Capítulo General.

El manual fue elaborado por el Dicasterio para la Formación, con más de 300 contribuciones enviadas desde los consejos inspectoriales y algunas obras locales. Además de la consulta, se realizaron dos seminarios para la redacción del primer borrador. El mismo se modificó unas 27 veces, de manera que el texto aprobado finalmente es el número 28. Esta constatación implica cuánto trabajo de verificación, integración de nuevas contribuciones, replanteamiento del esquema, reformulación del contenido ha ocurrido durante estos años. Su contenido será traducido y publicado en los próximos meses.

Sin embargo, lo más importante será que los directores consideren estas recomendaciones y se impliquen, junto a sus comunidades y los demás hermanos.  “Los directores son figuras clave en la renovación de la Congregación y de nuestro servicio a los jóvenes en la comunidad Educativa-Pastoral. (…) Por lo tanto, este manual está dirigido principalmente a ellos y a todos los que participan en su formación, en primer lugar, a los inspectores y a sus consejos”, escribe Don Ángel en el prefacio.

 

 


En este contexto, la Agencia de Noticias Salesiana entrevistó al Padre Ivo Coelho SDB, Consejero General para la Formación y principal encargado del nuevo Manual. Para él, los salesianos son conscientes del cambio digital que implica no solo un cambio tecnológico sino también cultural, que influye en la vida comunitaria y en las relaciones humanas. Compartimos un fragmento del diálogo:

 

 

¿Que debe cambiar en el Director de hoy?

Es claro que el director salesiano no es solamente un salesiano de la Comunidad religiosa sino también es Director de la Comunidad Educativa pastoral (CEP), por ello la gran insistencia del Rector Mayor de trabajar con los laicos. Las preguntas que surgen de este encuentro es: Cómo el Director debe ser un Director de la Comunidad Religiosa y de la CEP, cuál es la naturaleza de su presencia en la CEP.

Al repensar en el Manual del Director ¿Estamos regresando al pensamiento de Don Bosco?

Como bien lo sabemos Don Bosco ha sido estimulado por la misión, por los jóvenes en necesidad, pero no ha trabajado solo, sino que ha trabajado con muchos laicos. Es verdad que al pensar en un Manual para el Director, estamos pensando en un material de orientaciones, pero al mismo tiempo estamos volviendo a la praxis de nuestro Padre Don Bosco y nos estamos preguntando: ¿Cómo ha querido Don Bosco la comunidad? ¿Cómo ha deseado la figura del Director?

Y ¿Cómo ha pensado Don Bosco al Director?

En estos tiempos que el Director es un hombre que debe ver la Comunidad Religiosa, que debe dirigir la CEP, que debe organizar la Obra, indudablemente no puede ser un “super hombre” que gestiona todo. Debe ser un padre de todos. Un salesiano con un corazón de Padre. Un director debe tener el mismo corazón de Don Bosco: debe ser el Padre de todos. Este es el gran cambio. La comunidad es fundamental. Nosotros como Religiosos hacemos referencia a Dios Trinitario que es Comunidad. No podemos pensar que la misión es trabajar, nuestra misión es ser portadores del amor de Dios en una comunidad.

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO