En la pequeña localidad de Rodeo del Medio, Mendoza, las necesidades abundan. La obra de Don Bosco busca darles respuesta mediante la propuesta educativa salesiana.

 

Hace años que la crisis económica atraviesa intensamente Rodeo del Medio. La población que constituye este departamento es principalmente rural y el ingreso más importante proviene de la tierra, en el 72% de las familias. En este contexto se profundiza la falta de oportunidades de empleo, lo que genera una fuerte desmotivación para los estudiantes del lugar, mucha deserción y una cultura de “no trabajo”, acercándolos asimismo al ambiente de las adicciones y la violencia.

 

En este sentido, la educación que reciben los chicos, en general, no está adecuada a sus necesidades reales y carecen de herramientas necesarias para motivarlos y para hacer surgir en ellos un espíritu emprendedor, una valoración por el trabajo.


 

Es aquí donde recordamos la vida y obra de Don Bosco, la que nos inspira a pensar en una formación profesional de calidad, que pueda ofrecer a los chicos las herramientas y conocimientos que necesitan hoy. Con respecto a ello, la obra en Rodeo del Medio viene creciendo hace años a través de su oferta educativa en sus distintos niveles (inicial, primario, secundario, terciario, superior y capacitación laboral) promoviendo el desarrollo de habilidades, capacidades técnicas y humanas.

Bajo esta idea surge el proyecto “Germinando Jóvenes Emprendedores” que tiene como finalidad ampliar la actual propuesta educativa que ofrece el Colegio e Instituto de Formación Profesional Don Bosco, brindando formación profesional en el área de apicultura, huertas y plantas aromáticas.

 

En 2018, la idea de refaccionar y acondicionar el lugar para que puedan perfeccionarse estas actividades laborales comenzó a concretarse. A su vez, pretendió implementar el primer año de cursos de estas nuevas propuestas formativas.

De este modo, se buscó ampliar y cualificar la oferta educativa del Instituto con la idea de igualar las posibilidades de progreso a los jóvenes de la zona y proveerles las herramientas necesarias para que puedan acceder al mundo del trabajo. También se buscó reforzar sus valores como aporte a una mejor sociedad y mejorar su autoestima y calidad de vida en general, para que puedan manejarse de una manera autónoma y así alcanzar sus anhelos.

 

 

Entre los pasos dados, se encuentra la construcción de un nuevo invernáculo y un sector destinado a la producción de plantas aromáticas, la adecuación del apiario y la infraestructura para espacios destinados a un aula taller y sala de herramientas.

Por otra parte, se buscó actualizar la propuesta educativa de la escuela secundaria y el terciario, tratando de integrar este nuevo sector construido a la idea de producción sustentable, e incorporando dos nuevos cursos de capacitación laboral de corta duración sobre vivero, plantas aromáticas y elaboración de productos derivados de la miel.

 

Dimensionar la situación actual de nuestros jóvenes en relación a su contexto y dar cuenta de las posibilidades de crecimiento laboral y formación personal que pueden emerger en estas situaciones, es la apuesta de la Obra de Don Bosco.

 

 

La Casa Salesiana de Rodeo del Medio, sin dudas, es un espacio de contención que sabe brindar este apoyo y ofrecer distintas oportunidades para que los chicos puedan perseguir sus sueño, aun frente a un panorama poco alentador.

 

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO