El misionero salesiano es verdadero amigo, para todos, siempre. El Sistema Preventivo y el ejemplo de Jesús guían sus acciones, su vida. Así lo propone el Boletín Cagliero de Mayo.

 

En su número 125, el Boletín Cagliero 11 propone un camino de misericordia para alcanzar la santidad. La mirada de Cristo y el estilo de Don Bosco en la animación misionera salesiana, acercan al voluntario con su comunidad y lo hacen amigo de todos. Pero la promesa es todavía más grande:

 

 

“Bienaventurados los misericordiosos, porque encontrarán misericordia”

 

El Boletín presenta la experiencia del misionero vietnamita Andrew Tin Nguyen en Mongolia y el desarrollo del proyecto Cagliero en Australia, donde la misericordia se ve expresada en la comunión y esfuerzo compartido entre voluntarios y Salesianos de Don Bosco (SDB).

Además, la continua invitación a la santidad a través de la vocación misionera (este mes, de la mano de Domingo Savio) y la petición de un rezo especial por los frutos del trabajo de la Iglesia en África.

 

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO