30 años de MJS

0
226

El Movimiento Juvenil Salesiano Mundial cumplió 30 años el pasado 3 de septiembre. Por este motivo, los consejeros generales para la Pastoral Juvenil de los Salesianos y las Hijas de María Auxiliadora escribieron una carta dirigida a los jóvenes animadores.

 

 

En el marco de los festejos por el 30° aniversario del MJS (Movimiento Juvenil Salesiano), el P. Fabio Attard y la Hna. Runita Borja -consejeros generales para la Pastoral Juvenil de los Salesianos y las Hijas de María Auxiliadora, respectivamente- enviaron un mensaje a todos los jóvenes y miembros de la Familia Salesiana en el mundo.

El escrito constituye una invitación a reflexionar y tomar dimensión del propio rol dentro del Movimiento y la misión que es inherente al ser animador. Tomando como punto de partida distintos documentos, propone puntos esenciales “para que el Movimiento Juvenil Salesiano sea cada vez un mejor espacio para el protagonismo juvenil, un camino en el que responder al llamado de Dios, realizar el propio proyecto de vida y alcanzar la felicidad”.

 


Texto completo de la carta por el 30° Aniversario del Movimiento Juvenil Salesiano Mundial.

 

Roma, 3 de septiembre de 2018 (30° aniversario de la Beatificación de Laura Vicuña)


Queridísimos jóvenes, FMA, SDB y Salesianos cooperadores del Movimiento Juvenil Salesiano,

“Cerca o lejos, yo pienso siempre en vosotros. Uno solo es mi deseo: que seáis felices en el tiempo y en la eternidad… Me basta saber que sois jóvenes para que yo os ame…”.

 

Con estas palabras de Don Bosco nos gustaría llegar a todos y a cada uno, cada una de vosotros en este año de bendición y de gracia. Hace treinta años, para conmemorar el centenario de la muerte de Don Bosco, tuvo lugar el “Confronto DB 88” en Turín y en el Colle don Bosco, del 28 de agosto al 4 de septiembre. En esa ocasión, el Movimiento Juvenil Salesiano fue lanzado como un movimiento mundial. Celebramos este aniversario que, como una coincidencia providencial, tiene lugar precisamente en vísperas del Sínodo de los Obispos, dedicado al tema “Jóvenes, fe y discernimiento vocacional”.


Es evidente que el Movimiento Juvenil Salesiano en treinta años de vida ha crecido constantemente en las Provincias, en las Naciones y en todos los Continentes. El Movimiento hace que la comunión de los grupos y asociaciones juveniles inspirada por Don Bosco y la Madre Mazzarello sea concreta y visible. Ahora existen estructuras de coordinación, sencillas y ágiles, a diversos niveles como, por ejemplo, la Coordinación Nacional en numerosos Países, la Coordinación Regional en SEPSUR-CICSAL e Interamérica, y la Coordinación Continental para Europa y Medio Oriente.


El Movimiento Juvenil Salesiano es una presencia pastoral, educativa y evangelizadora, completa y amplia de la Familia Salesiana con los jóvenes, entre los jóvenes y para los jóvenes: es la misión juvenil que une a los diferentes grupos de la Familia Salesiana, en particular SDB, FMA y Salesianos Cooperadores, en espíritu de colaboración.


El enfoque elegido por el Sínodo de los Obispos para reflexionar sobre la realidad de las generaciones jóvenes encuentra una profunda resonancia en la identidad del Movimiento Juvenil Salesiano que, desde su origen como movimiento mundial, tiene como punto común entre los grupos y asociaciones juveniles que se reconocen como miembros, vivir “los valores de la espiritualidad juvenil salesiana” desde una perspectiva vocacional, como un camino de discernimiento y adhesión al sueño del amor de Dios, que es precisamente el tema sinodal.


Aprovechamos el 30° aniversario de vida del MJS para alentaros a creer en su valor, mejorar su identidad, promover su coordinación (local, provincial, nacional, regional, continental) y garantizar el camino de pleno crecimiento de los jóvenes, a nivel personal y de grupo, con un cuidado y una atención particular al discernimiento vocacional. Profundicemos juntos, jóvenes y adultos, los valores de la espiritualidad juvenil salesiana para vivirlos de acuerdo con los desafíos del tercer milenio: la vida y la vida cotidiana; alegría y optimismo; amistad con Jesús; comunión eclesial; servicio responsable.


Por este motivo, nos gustaría volver a proponeros algunos puntos que nos parecen esenciales para animar el Movimiento Juvenil Salesiano hoy:

Líneas de compromiso del Movimiento Juvenil Salesiano

A. En el campo de la espiritualidad

1)Vivir la experiencia de fe según la espiritualidad del cotidiano
2) Rivitalizzare alcuni elementi importanti di questa spiritualità
• Interioridad
• Discernimiento
• Acompañamiento
3) Comunicar la EJS (Epiritualidad Juvenil Salesiana) con la vida.

B. En el campo de la acción


1. Potenciar la acción del MJS en ámbito socio-político
2. Integrar fe y vida
3. Renovar la opción preferencial por los pobres
4. Promover la formación integral no solo a nivel teórico sino también práctico
5. Incrementar el protagonismo de los jóvenes en el MJS

 

C. En el campo de la comunión y de la coordinación


1. Impulsar el crecimiento del MJS como expresión del compromiso educativo misionero de la Familia Salesiana
2. Promover un mejor conocimiento de los Santos de la Familia Salesiana
3. Hacer que la inserción en la Iglesia y la colaboración con otras agencias educativas que trabajan en el mismo territorio al servicio de los jóvenes, especialmente si son pobres, sean más evidentes y significativas.
4. Fortalecer el MJS con un mínimo de estructuras de comunicación y de coordinación.

 

Del Instrumentum Laboris de la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”

  • La identidad de los jóvenes también se forma por relaciones externas y pertenencia a grupos, asociaciones y movimientos específicos. (IL, n. 21)
  • Involucrarse en grupos de fe, en movimientos y en comunidades con intereses comunes, también pueden ayudar a los jóvenes en su discernimiento. (IL, n. 115)
  • El acompañamiento será también crucial para tener en cuenta los itinerarios de procedencia, hoy cada vez más diferenciados por edad en el momento de ingresar, nivel de educación,formativos, experiencias profesionales y afectivas previas, procedencia eclesial (parroquias, asociaciones, movimientos, etc.). El acompañamiento es un instrumento clave para permitir una personalización real del proceso de formación que los jóvenes demuestran apreciar, en cambio encuentran mortificantes las propuestas estandarizadas. (IL, n. 136)
  • Períodos de servicio en los movimientos y asociaciones caritativas dan a los jóvenes una experiencia de misión y un espacio para el discernimiento. (IL, n. 194)
  • Muchos jóvenes viven y redescubren la fe a través de la participación activa y convencida en movimientos y asociaciones. (IL, n. 203)


En esta línea nos preguntamos: ¿El MJS ofrece a los jóvenes una intensa vida fraterna, caminos comprometidos de espiritualidad, experiencias significativas de servicio, espacios de acompañamiento adecuados y personas competentes para el discernimiento?

He aquí, queridos/as, algunas resonancias que, desde el corazón, nos gustaría compartir con vosotros/as.
Esperamos que juntos podáis encontrar tiempo y espacio para reflexionar sobre cómo hacer para que el Movimiento Juvenil Salesiano sea cada vez un mejor espacio para el protagonismo juvenil, un camino en el que responder al llamado de Dios, realizar el propio proyecto de vida y alcanzar la felicidad.

Con afecto y oración,

 

P. Fabio Attard SDB                                                                        Sor Runita Borja FMA

Consejero General para la Pastoral Juvenil          Consejera General para la Pastoral Juvenil

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO