El alma vibra en Rodeo del Medio

0
722
Tesoro. Lo muestra José Torres, a cargo del santuario. Foto: Horacio Rodríguez / Diario UNO.

Mendoza. El Santuario de María Auxiliadora de Rodeo del Medio tiene el mejor órgano del país. Fue donado por el General Rufino Ortega (padre) y ejecutado por primera vez hace más de un siglo.

“Un oratorio sin música es como un cuerpo sin alma” solía decir San Juan Bosco para remarcar que el papel de la música en una casa salesiana es de suma importancia. En efecto, el canto es una forma de oración (como “rezar dos veces”) que expresa la alegría característica del carisma salesiano. El mismo santo, según relatan los escritos alusivos a su vida, “sabía tocar discretamente el piano y el órgano”.

El órgano del Santuario María Auxiliadora, en Rodeo del Medio, es considerado el mejor de Argentina y es también, por tanto, un orgullo para los fieles mendocinos. Este instrumento fue fabricado en Alemania por la Casa Ricardo Ibach de Barmen, a pedido del General Ortega, hace 100 años.

El Gral. Ortega trazaba las calles de Rodeo del Medio en conjunto con el sacerdote salesiano P. Aquiles Pedrolini, según afirma el Diario Uno de Mendoza.

El P. Pedrolini fundó la obra salesiana en esa localidad mendocina y, dadas sus dotes artísticas (era un músico y compositor talentoso y había integrado una banda de jazz), fue quien ejecutó por primera vez en 1909 el órgano donado por el Gral. Ortega.

El órgano

Cuenta con 1 214 tubos, 2 teclados de 60 notas cada uno, un pedalero de 30 notas, 28 registros, y cinco combinaciones libres y una fija. Para ejecutarlo, el intérprete debe leer tres pentagramas a la vez.
El órgano del santuario se restauró de manera completa cuatro veces: 1979, 1994, 2004 y 2014. En esta última ocasión, cada uno de los vecinos del pueblo aportó $50 para la reparación de los tubos.
Los tubos visibles del órgano están hechos de estaño y plomo. Los que están ocultos son de madera de abeto, roble y haya.
Algunos de los tubos se confeccionaron a partir de troncos completos de abeto. Por eso, emiten un sonido comparable a un contrabajo de orquesta. Pero el mismo órgano puede también, según la tecla que se toque, emular la voz humana, una flauta, una trompeta, un oboe y varios instrumentos más.

El templo

Lucila Barrionuevo de Bombal fue quien donó el terreno y solventó la construcción del edificio hace 109 años. El proyecto estuvo a cargo del arquitecto salesiano P. Ernesto Vespignani.

La tarea de decoración es obra del artista español Antonio Estruch y Bros, quien concluyó la obra pictórica el 22 de febrero de 1916.

En 1916, el Obispo de Cuyo Monseñor José Américo Orzali designó al Santuario como sede de la nueva Parroquia María Auxiliadora.

La Parroquia se encarga de la atención de capellanías de la zona de Rodeo del Medio y alrededores y trabaja por los más necesitados y la formación religiosa a través de distintas agrupaciones.

 

Fuente: Diario UNO - Mendoza

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO