“Los jóvenes me ayudaron a abrir el corazón”

0
224

Joseph Tran Van Lich es un joven misionero de origen vietnamita. Actualmente se encuentra en Brasil, realizando tareas de voluntariado.

El Boletín Cagliero 11, que tiene por objetivo ser un estímulo para la animación misionera salesiana, tomó el testimonio de Joseph para su edición del mes de mayo.

 

Nací, en Vietnam, en una parroquia diocesana y tenía el deseo de ser sacerdote. Cayó en mis manos un libro sobre la vida de Domingo Savio y me impresionó el sacerdote que escribía la vida de Domingo.

Me gustó mucho la película de Don Bosco.

 

Luego me dije:

“ese es el modelo de sacerdote que me gustaría ser”.

Entonces entré en contacto con los salesianos y luego desarrollé una vocación misionera. A fines de 2014 llegué a Brasil. Durante los 4 primeros años de mi formación estuve en diferentes ambientes culturales donde me enriquecí con diferentes experiencias culturales, sociales y étnicas.

Al llegar a Campo Grande (BCG), fui enviado directamente a la misión indígena sin saber aún hablar portugués ni el idioma Xavante, gente de mi “tierra prometida”. Llegué a la misión como sordomudo. Yo era el “diferente” en esa comunidad. Fue un comienzo difícil pero gratificante como experiencia misionera, durante un año y medio.

Al mismo tiempo, comencé a aprender dos culturas: la brasileña “occidental” y la cultura Xavante. Estas dificultades lingüísticas me causaron algunos momentos de crisis; a veces deseaba volver a casa, pero rezaba y reflexionaba, y decidí quedarme. Desde el momento en que decidí quedarme, encontré la fuerza y el deseo de aprender el “nuevo” idioma y mi vida comenzó a cambiar de manera positiva.

Los mejores momentos durante mi formación en la misión Xavante consistieron en vivir con los pueblos indígenas. Asistí a un gran festival cultural de la gente de Xavante llamado “Wai-a”. Esta fiesta generalmente tiene lugar cada quince años, y tuve la oportunidad y la alegría de participar en este momento festivo y encantador. Al final de esta celebración de danza y canto bajo un sol caliente, sin camisa y sin agua, con los jóvenes indígenas durante la mañana hasta las 16:00, en un ritual apropiado, se me reconoció como uno de ellos.


Después del período en el que viví en el pueblo de Xavante, fui enviado a una ciudad dentro del Mato Grosso, donde recibí lecciones de portugués y ayudé en una obra social. Aquí la misión salesiana fue muy intensa, incluyendo mis lecciones de portugués.

 


Esta vida salesiana estaba llena de actividades y desafíos, así que estaba cansado pero no desanimado porque sentía que “ésta es mi vocación, porque soy un hijo de Don Bosco”.


Durante este período de formación, aprendí mucho de los jóvenes. Ellos me enseñaron no sólo el idioma, sino también a abrir mi corazón. Muchos jóvenes con un corazón abierto y generoso me preguntaban: “¿necesitas ayuda?”; o “¿puedo ayudarte?” Y me invitaban a sus actividades creativas y pastorales.


Ahora estoy estudiando el segundo año de teología en una gran comunidad de formación en São Paulo con muchas culturas diferentes. También tenemos algunos misioneros entre nosotros, de Vietnam e Indonesia, así como de las diversas regiones del gran Brasil. Todo esto me hace experimentar la riqueza de la vida salesiana. Tengo la oportunidad de aprender la cultura brasileña de mis hermanos.

Por otro lado, hay un gran desafío en la vida de la comunidad porque somos muchos y no siempre podemos hacer amistades profundas con todos. En estos años de estudios teológicos también estamos involucrados en el apostolado en nuestras obras y parroquias. Desde el año pasado, he estado yendo a un oratorio con cientos de niños y jóvenes. ¡Me encanta ese Oratorio porque conozco a los favoritos de Don Bosco, la juventud pobre! Con ellos, me siento feliz en mi vocación salesiana.


Dejo dos consejos para los jóvenes salesianos que desean ser misioneros:

El primero: ¡Sé más salesiano y vive más de cerca nuestras Constituciones y ya serás misionero!

El segundo: vive la alegría salesiana, esa alegría que viene de dentro, y crece en intimidad con Jesucristo, o sea, esa sonrisa que tiene raíces. Esta alegría ayudará a los jóvenes a superar los desafíos de la vida. Dificultades y defectos siempre habrá, pero la alegría también existe y tenemos la posibilidad de elegir la alegría.

 

 

Joseph Tran Van Lich
Misionero vietnamita en Brasil

 

 

SIN COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO