Ecuador. “No podemos solucionar todo, pero podemos ayudar en algo”

0
351

“Nuestros destinatarios, del Colegio y de la Parroquia, viven un momento de dolor y necesidad. Invito a todos a tener una actitud de solidaridad en este año de la misericordia” se expresaba de esta manera el P. Jorge Molina, Inspector de Ecuador, luego de constatar la situación que vive muchos hermanos que sufren a causa del terremoto.

Al menos 400 personas murieron víctimas del fuerte terremoto de magnitud 7,8 registrado el sábado, en el noroeste de Ecuador, según reportó la Fiscalía General de la República del Ecuador.

El P. Luis Mosquera, director de la Obra en Manta, junto a otros salesianos de la comunidad dan cristiana sepultara y ofrecen una palabra de aliento a los deudos. La esperanza también se hace presente al ver cómo los rescatistas logran salvar a personas que atrapadas en medio de las ruinas.

“Son 1800 estudiantes del colegio salesiano ‘San José’ que se encuentran damnificados, pues muchos de ellos viven en zona cercana al colegio en donde los daños son irreparables, y las historias de dolor por la pérdida de seres queridos”. Comenta el Sr. Marcelo Mejía, delegado de Comunicación Social de Ecuador.

La Iglesia salesiana ‘Nuestra Señora del Rosario’ se encuentra cerrada por los daños estructurales, pero es común ver a fieles que se acercan a rezar frente a la puerta. El P Rubinsky Sánchez, párroco de más de 8.000 feligreses los recibe y atiende junto a la parroquia.

El P. Inspector Jorge Molina conformó un equipo de apoyo para enfrentar esta dura crisis. Los daños en el colegio, la comunidad, la parroquia y la casa de retiros son muy graves. Inspectorías de varios países han enviado sus notas de solidaridad y coordinan con el ecónomo Inspectorial la forma de colaboración en estos momentos difíciles.

Con el lema “No podemos solucionar todo pero podemos ayudar en algo, sobretodo en el área de influencia salesiana”, todas las obras salesianas del país se han puesto manos a la obra para recoger ayuda de emergencia y coordinar el voluntariado para la zona más afectada por el fuerte seísmo.

“Estamos atendiendo a más de 7.000 familias. Necesitamos fondos para comprar víveres y medicinas; la desesperación de la población es muy grande y el desconsuelo por la pérdida de seres queridos no cesa. Más adelante tendremos que reconstruir los daños materiales, pero ahora, lo primero, es la atención a las personas”.

Si desea colaborar, puede encontrar todos los datos en la Web de los salesianos de Ecuador: http://www.salesianos.org.ec/noticiacom/270/

Fuente: ANS

SIN COMENTARIOS